EL MÉXICO VIOLENTO

Si en ocasiones consideramos que la violencia es un síntoma social esporádico y que sólo lo percibimos a través de los medios de comunicación, estamos equivocados.
Es increíble la forma en que una persona cambia cuando se le asigna una comisión para ejercer actos en nombre del Estado.
En los órganos públicos de los cuales se vale el Estado para conseguir "el bien común" como inicialmente se encuentra planteado no funciona así exactamente.
Gran parte de servidores públicos no tienen ni la menor idea de lo que significa trabajar para un ente de gobierno, lo consideran como fuente de riqueza, tráfico de influencias e incluso como una coraza que genera impunidad hacia sus actos arbitrarios y que llegan a ser violatorios de derechos humanos.
Todo esto aún cuando nuestra carta magna escurre miel de protección, garantía y prevención de Derechos Humanos.


   Denunciemos cada acto arbitrario violatorio de derechos humanos.

Entradas populares