Loading...

viernes, 10 de agosto de 2012

RESUMEN DE LA APOLOGÍA DE SÓCRATES

Inicia la obra, escrita por Platón, entre el 393 y 389 A.C. [1] con la autodefensa que Sócrates se hace ante el pueblo de Atenas, diciendo: 

“No sé, atenienses, no sé...” [2]. Estas palabras que serán precisamente, el inicio del final de su vida, constituyen el centro de su filosofía: “sólo sé que no se nada”. Aunque en estas primeras líneas se refiere a que él no sabe cuál es la impresión que ha causado la acusación en las mentes de sus juzgadores, luego de la lectura de la totalidad de la Apología, queda claro, que ya él lo suponía [3] 

La obra se puede dividir en las siguientes partes: 

1. Primera parte 

La introducción 

La acusación 

La explicación del porqué se le acusa 

Su interpretación del Oráculo de Delfos 

La refutación de los cargos 

La autoaniquilación: decir la verdad 

2. Segunda parte 

La aceptación 

El señalamiento de la pena 

Tercera parte 

a. La profecía 

PRIMERA PARTE 

a- La introducción: 

Sócrates empieza por dejar en claro que es mentira lo que sus acusadores han dicho de él y que en su defensa, él si se ajustará, como siempre, a la verdad. Lanza además, una daga con la punta anestesiada a algunos de los atenienses que lo juzgarán, pues cuando les solicita que lo disculpen, por no defenderse con el lenguaje de los tribunales, pues sólo conoce el lenguaje que acostumbra a usar en las plazas públicas, donde “muchos de vosotros me habéis oído [4] les está diciendo que de condenarlo, deberían de condenarse ellos también, por haberlo seguido en sus discursos. Deja la impresión que Sócrates ya intuye el desenlace de este juicio. [5] 

Acto seguido, describe cómo será el desarrollo de su defensa: 

Responder a las primeras acusaciones falsas. 

Responder a sus primeros acusadores 

Responder a las acusaciones más recientes. 

Hace esta diferencia, porque indica que sus detractores lo acusan desde hace mucho tiempo atrás (él tiene 70 años para ese momento [6]y que estas acusaciones han calado hondo en las mentes de otros, de tal forma, que tiene en su contra, no solo a quienes lo calumnian desde siempre, sino además a los que han sido persuadidos y a su vez han persuadido a otros de que Sócrates no cree que haya dioses. 

b- La acusación 

Menciona a sus acusadores: Melito, Anito y Licón, que representan a los poetas, artífices y políticos y a los oradores, respectivamente. Luego, lee su acusación: “Sócrates es culpable de tratar de penetrar, con curiosidad impía, los secretos de la tierra y del cielo, de hacer de una mala una buena causa y de enseñar a otros cosas semejantes.”[7] Más adelante leerá: “Sócrates es culpable de corromper a los jóvenes, de no reconocer a los dioses del Estado y de introducir nuevas divinidades.[8]” 

c- La explicación del porqué se le acusa 

Sócrates, dialogando con sus juzgadores, en un franco monólogo, les dice, como hablando en voz alta: ¿De donde vienen esas calumnias que se han difundido contra ti? Y responde: viene de cierta sabiduría que hay en mí, aunque mas adelante dice que no la tiene. Explica que Cherefón, su amigo de la infancia, un día fue a Delfos, preguntó al oráculo si había en el mundo un hombre más sabio que Sócrates y la Pita respondió que no. 

Sócrates intenta comprender el significado del oráculo y busca a hombres sabios: poetas, políticos, oradores y artífices para corroborar que si existen hombres más sabios que él, sin embargo, se percata que, a los ojos de casi todos, estos pasaban por sabios sin serlo. Intentó convencerlos de tal error y esto le generó el odio de muchos. Es evidente que hace 2300 años, así como hoy, conducirse de esta forma, es asegurarse el desprecio de los otros y una forma de suicidarse. 

Esto, que ha sido el origen del odio que le tienen, y que, pienso, le valió una fama de arrogante, aunque él se perciba muy humilde, será lo que a la postre, posiblemente, termine siendo la causa de su condena, pues está confirmando con sus propias palabras, lo que de boca en boca se transmitido y entre los 500 que lo juzgan, sin lugar a dudas, habrán habido: poetas, políticos y artífices. 

Termina reafirmando: “Por esto es por lo que se me odia, por decir la verdad” [9] 

d- Su interpretación del Oráculo de Delfos 

Termina entonces por decir lo que quiso decir el Oráculo: “Mortales, el más sabio de vosotros es aquél que, a ejemplo de Sócrates, reconoce que nada es su sabiduría.”[10] Sin embargo su humildad de reconocer que nada sabe, pienso, es, precisamente, la leña que hace encienda la hoguera del odio hacia él. 

e- La refutación de los cargos 

Ante las acusaciones, ya transcritas arriba, Sócrates se defiende atacando a sus difamadores. Acusa a Melito de mentiroso [11] de petulante y de insolente[12]Y lo confronta. Le refuta sus alegatos y los aniquila con sus preguntas. Primeramente le cuestiona ¿quién es la persona capaz de hacer mejores a los jóvenes? A lo que Melito contesta, las leyes. Le vuelve a plantear la pregunta y contesta Los Jueces (Jueces y Leyes están en absoluta concordancia). 

En mi criterio, la respuesta de Melito es muy efectiva para acorralar a Sócrates, pues si este niega lo que dice Melito, estará diciendo que los 500 jueces (que lo están juzgando) y las leyes creadas por los mismos atenienses, son incapaces de hacer más virtuosos a los jóvenes, ergo, serán sus corruptores. Si por el contrario, acepta, como cierto, que esos 500 jueces son todos capaces de hacer mejor a los jóvenes, estaría aceptando que, por su envestidura de jueces, son hombres sabios y virtuosos, lo cual, a todas luces no es así. Sócrates sabía que Melito nunca contestaría la respuesta que él quería: el filósofo. Al final, la pregunta de Sócrates termina interpretándose como: ¿Quién es la única persona capaz de hacer peor a los jóvenes? Y para Melito sólo tiene una respuesta: Sócrates. 

Así las cosas, Sócrates descalifica la respuesta de Melito, pero por su puesto, termina con ello de echar unas gotas más de cicuta a la copa que tendrá que beber. 

En vista que está siendo acusado de corromper a los jóvenes, pregunta: ¿Qué cosa es mejor para ti, vivir entre gentes de bien o entre malvados? ¿No es verdad que los malos hacen siempre mal a los que están cerca de ellos y los buenos hacen siempre algún bien a los que con ellos viven? ¿Habrá, pues alguien que quiera recibir algún daño de aquellos con quienes trata, más bien que ser favorecido? ¿Cuándo me acusas de corromper a la juventud y de volverla peor, dices que la corrompo intencionalmente o sin quererlo? Melito responde: intencionalmente. 

Ahora Sócrates, descarga su furia contra Melito, haciendo ver que si él corrompiera a la juventud, de manera intencional, se estaría exponiendo a que ellos mismos lo dañaran luego y por lo tanto, se estaría dañando a sí mismo. Algo así como el refrán que dice: Cría cuervos y te sacarán los ojos. En mi criterio, pareciera que Sócrates, sí crió cuervos. Los mismos cuervos que lo escuchaban en sus disertaciones, fueron quienes le llenaron la copa de cicuta.[13] 

Por último Sócrates demuestra que la acusación de que no cree en los dioses es falsa, pues hace que Melito acepte que Sócrates sí cree en los Demones, como hijos de los dioses, y si cree en estos, no puede ser que no crea en los dioses. 

f- La autoaniquilación 

Siendo que Sócrates sabe las razones del odio que se le profesa y que intuye cuál será el desenlace de ese juicio, le vuelve a abrir la llave al dispensador de cicuta, cuando luego de terminar el interrogatorio, en su discurso le dice a los 500 jueces: “De todas maneras, hagáis caso de Anito o no hagáis, me absolváis o me condenéis, nunca jamás obraré de otro modo, así tenga que sufrir mil muertes.[14]” 

Para concluir, Sócrates recuerda al jurado que no va a recurrir a trucos de llantos, ni traerá a sus hijos a provocar compasión. Afirma no temer a la muerte y asegura que no actuará de manera contraria a su deber religioso, por lo que confiará plenamente en su sólida argumentación y en la verdad para ganarse el veredicto. El jurado, sin embargo, lo encuentra culpable por 281 votos a 220. [15] 

SEGUNDA PARTE 

La aceptación 

Sin extrañarse, Sócrates acepta la condena, sin embargo, dice que esperaba ser condenado por más votos en su contra y no por una diferencia de tan solo 30. 

En la época, nos dicen Meabe y Ascárate (pag 54, nota 26): “Cuando un acusado era declarado culpable y el acusador pedía contra él la pena de muerte, la ley permitía al acusado condenarse a sí mismo a una de estas tres penas: prisión perpetua, multa o destierro. La ley había establecido esta disposición para que los jueces no tuvieran ningún escrúpulo de condenar a un hombre que, condenándose a sí mismo, se declarara culpable por confesión propia. No cayó Sócrates en el lazo; no se condenó en manera ninguna, por lo que dice Jenofonte, ni permitió a sus amigos que lo hiciera: que esto era reconocer la culpa. De manera que Sócrates reclama su inocencia, y por obedecer a la ley, se señala a sí mismo una recompensa en lugar de un castigo.” 

El señalamiento de la pena 

Sócrates, tenía derecho a formular una contrapropuesta a la pena que se le impuso[16](la pena de muerte), por lo que propone lo siguiente: 

Ofrece comida gratuita en el Pritaneo, lo que “era un honor reservado a atletas y otros ciudadanos importantes.”[17] Descarta el destierro y considera una multa de 30 minas, que es lo que sus amigos pueden pagar, pero el jurado no aceptará por considerarlo una suma muy pequeña comparada con el castigo impuesto. La pena de muerte es impuesta.



TERCERA PARTE 

a- La profecía 

Profetiza a los que lo condenaron que serán castigados, que tendrán un gran número de censores a quienes él (Sócrates) contenía, quienes serán tanto más severos cuanto que son más jóvenes. Les dice que matando gente para que no les censuren sus malas vidas, no es una forma honesta de desembarazarse de los censores. Es mejor esforzarse en ser más virtuoso. 

Se dirige luego a los que lo absolvieron y los llama: Jueces, y les dice que no deben temer a la muerte, que la muerte no es un mal, sino un bien. Luego se despide para siempre de ellos. 

————————————————————————————————————————

[2] “No sé, atenienses, no sé la impresión que habrá producido en vuestro ánimo la palabra de mis acusadores”. Así lo traducen Tomás Maebe y Patricio Azcárate en: Apología de Sócrates. Biblioteca de Filosofía. Editorial: Mestas, 2001. Pág21. 

[3] “Así es que, como tengo dicho, me sorprendería sobremanera que en tan breve espacio de tiempo me fuese dado destruir una calumnia tan antigua y tan acreditada” Apología.pag 31. Más adelante: “No me extraña que me hayáis condenado, atenienses. Lo esperaba…” pag 53. 

[4] Apología.pag 22. Más adelante, dice: “Que lo digan los más de vosotros: os tomo por testigos; os ruego que os esclarezcáis los unos a los otros y que resolváis después todos lo que habéis escuchado mis pláticas. Preguntaos si nunca jamás me ha oído alguno de vosotros, de ceca o de lejos, hablar de estas materias. Pag 24. 

[5] “.la cosa me parece difícil y no me hago ilusiones. Pero suceda lo que Dios quiera: hay que obedecer la ley, hay que defenderse”. Apología, pag 24. 

[6] Ídem Pág. 22. 

[7] Ídem pag 24. 

[8] Ídem pag 32 

[9] Ídem pag 31. 

[10] Ídem. Pag 30 

[11] “y yo, atenienses, digo que Melito falta a la justicia y juega con cosas serias” Ídem pag 32. 

[12] Ídem pag 37. 

[13] Para ello basta leer este pasaje: “Porqué, si pervierto a los jóvenes, si he pervertido ya a algunos, sería natural que aquéllos de más edad y que han reconocido que en su juventud les di malo consejos se levantaran ahora contra mí para acusarme y hace que se me castigue; y, en caso de que ellos mismos no quisieran encargarse de esto, no faltarían personas de sus familias, padres, hermanos u otros parientes, que se encargarán, cumpliendo un deber, y que recordarán mi conducta, si de veras pervertí a algunos de los suyos. Muchos de ellos están aquí presentes y los estoy viendo. hallaréis o jueces que todos están dispuestos a defenderme a mi… ¿qué otra razón van a tener para estar a mi favor sino la recta y justa de que saben que Melito es un impostor y que yo digo la verdad? Ídem pag 47 La realidad es que a pesar de que Sócrates sabía que no había pervertido a nadie, estas mismas personas lo condenaron a morir. 

[14] Ídem pág. 42. 

[15] Es probable que de un total de 500 o 501 jurados, 280 hayan votado por la culpabilidad de Sócrates y 220 o 221 por su inocencia!: Nota N. 82 en Apología de Sócrates Editorial Universitaria de Buenos Aires, traducida por Luis Noussan.Letty, 1966. 

[16] Ver nota 81 de la Apología traducida por Noussan-Lettry, pag77. 


Notas: 


Toronto, Ontario, Canada. Miércoles, 22 de abril de 2009