HISTORIA DEL DERECHO PENAL


Para Una mejor comprensión de la historia del derecho penal, los estudiosos de la materia la agrupan en cuatro períodos: la venganza privada, la venganza divina, la venganza publica, y el período humanitario. Algunos incluyen el periodo científico.


La Venganza Privada



En los primeros tiempos de la historia humana, las ideas penales se identificaron con la venganza del grupo, reflejando el instinto de conservación del mismo. Esta actitud se reflejaba en la pena misma que ponía al culpable expuesto a los ataques de los enemigos naturales del grupo al expulsarlo de su seno.

En este periodo, cada individuo hacía justicia por su propia mano. No existía la aplicación organizada las de penas a los culpables, sino que existía la tolerancia a la venganza del particular afectado. Se le conocía como venganza de la sangre.

En un segundo momento de este periodo, los grupos lograron hacer funcionar un moderador en la aplicación de la venganza cuando esta se excedía. Entró en función la conocida Ley del Talión que buscaba castigar en la misma medida del mal recibido. Con este método se señalaba objetivamente la medida de la reacción punitiva en función del daño causado por el delito.

La Ley del Talión se ubica aproximadamente dos mil años antes de la era cristiana.

Como un siguiente avance, surgió el sistema de composiciones, que significaba sustituir la pena talional con una compensación económica. En principio voluntaria, la composición se convirtió en obligatoria y legal posteriormente. Se favoreció entonces la desaparición de enfrentamientos a causa de las venganzas de sangre. Las composiciones fue un sistema según el cual el ofensor podía comprar al ofendido o a su familia el derecho de venganza.


La Venganza Divina



En este período el delito no ya no era considerado como una ofensa personal o grupal, sino hecha a la divinidad. Por lo tanto, la pena tenía como objetivo el desagraviar al Dios ofendido.

En esta etapa, la justicia represiva es manejada generalmente por la clase sacerdotal.

Esta forma primitiva de derecho penal se encuentra tanto en el pueblo de Israel, descrito en el libro Pentateuco como en los libros sagrados del pueblo egipcio.

En ambas culturas, el delito era una ofensa a Dios y la pena se identificaba con un proceso de expiación de la culpa ante el Dios ofendido. La clase sacerdotal, entonces, tenía el derecho de aplicar esta justicia divina



El Derecho Romano



En el inicio de su evolución histórica, el derecho romano conoció la ley del talión y la composición económica, no obstante, fue el primero en reconocer la diferencia entre delitos públicos y privados.

Entre las características del Derecho Romano destaca la consideración del delito como ofensa pública; la aplicación de la pena corresponde al Estado, por lo que se le consideraba como una reacción pública al delito; la existencia de crímenes extraordinarios que eran diferentes de los públicos y de los privados, mismos que eran perseguidos a instancia del ofendido; era característica el desconocimiento absoluto del principio de legalidad o de reserva, originándose la aplicación analógica y, en algunos casos, el exceso en la potestad de los jueces; la diferenciación entre los delitos dolosos y los culposos, y el reconocimiento de las causas justificantes de legitima defensa y estado de necesidad.



La Venganza Pública



Esta etapa se caracteriza por la aspiración de mantener a toda costa la tranquilidad pública con la represión del delincuente. Se considera entonces que las sociedades distinguen entre las ofensas públicas y las privadas. Aparecen entonces leyes más severas para delitos incluso menores. Prevalecía la injusticia pues su aplicación se veía condicionada a la clase social a la que se pertenecía. Mientras a los poderosos se les aplicaban las penas más suaves y eran objeto de una protección penal más eficaz, para los plebeyos y siervos se reservaban los castigos más duros.

Era un período en el que los jueces y tribunales se adjudicaban facultad para imponer penas no previstas en la ley e incriminar hechos no penados como delitos.

Como lo enfatiza Raúl Carrancá y Trujillo, en éste período la humanidad aguzó su ingenio para inventar suplicios, venganzas refinadas, toruras encarnizadas como una cuestión preparatoria, durante la instrucción y una cuestión previa antes de la ejecución, a fin de obtener revelaciones o confesiones.



Período humanitario



Tras la etapa de la excesiva crueldad, surge un movimiento humanizador de las penas y, en general, de los sistemas penales.

El Marqués de Beccaria, César Bonnezana, es el representante de esta época, no obstante la participación de Montesquiu, D' Alembery, Voltaire, Rousseau y muchos más.

De la obra de Cesar Bonnesana destaca: El derecho a castigar basado en el contrato social, las penas únicamente pueden ser establecidas por las leyes, las penas deben ser publicas, prontas y necesarias, proporcionadas al delito y las mínimas posibles, los jueces por no ser legisladores, el fin de la pena es evitar que el autor cometa nuevos delitos, así como la ejemplaridad respecto a los demás hombres, y la pena de muerte debe ser prescrita por injusta y por que el contrato social no lo autoriza.


La Etapa Científica



Aunque hay quienes señalan a esta época como la quinta, otros aseguran que la sistematización iniciada por Bonezzan merece el título de etapa científica y culmina con la de Francisco Carrancá, que es considerado el principal exponente de la Escuela Clásica del Derecho Penal.

Quienes pugnan por considerarla una etapa con características propias, señalan como principio del período científico, las doctrinas de los positivistas de fines del siglo pasado.

Cabe destacar que una vez que aparece la etapa científica, al mismo tiempo van surgiendo diversas escuelas con un claro movimiento jurídico filosófico que van dejando precedente, de éstas escuelas deben destacar a la Clásica, a la Positiva, la Tercera escuela y la Escuela Técnico–Jurídica.


Historia del Derecho Penal en México



La historia del derecho penal mexicano puede encuadrarse en cuatro momentos importantes: derecho penal precortesiano, derecho penal colonial, derecho penal del México independiente y la codificación penal.


Derecho Penal Precortesiano



De esta etapa existe poca información, pero, su duda los reinos anteriores a la conquista española poseyeron reglamentaciones sobre la materia penal, sin embargo, son tres los pueblos que representan esta etapa: el Maya, el Tarasco y el Azteca,

La civilización Maya no usó como pena la prisión, ni los azotes, pero existía la pena de muerte, la esclavitud y las sentencias eran inapelables.

De los Tarascos sobresale principalmente la crueldad de las penas que aplicaban.

Del derecho penal azteca también sobresale la severidad de las penas, principalmente con relación a los delitos que afectaba las forma de gobierno o al soberano. Los aztecas diferenciaron el dolo y la culpa, conocieron las atenuantes y las agravantes, las excluyentes de responsabilidad, la reincidencia, entre otras figuras jurídicas consideradas propias de civilizaciones más avanzadas.



El Derecho Penal Colonial



Tras la conquista, las legislaciones consideraban a los indios como hombres libres aunque en la realidad fueron siervos de los europeos dominantes.

Durante la época colonial estaba en vigor la Legislación de Castilla por disposición de las leyes de Indias, que a pesar del esfuerzo de recopilación, reinaba la confusión jurídica. Esta mantenía las diferencias de castas, misma que se reflejaba el sistema intimatorio para los negros, mulatos y castas, tributos al rey, prohibición de portar armas y de transitar por las calles de noche, entre otras.



El Derecho Penal en el México Independiente



Al triunfo de los independentistas, los gobernantes buscaron establecer disposiciones básicas que permitieran una mínima organización política y administrativa. Por eso, las primeras normas buscaban la paz inmediata con reglamentaciones como la reglamentación del uso de armas, la represión de salteadores de caminos, etc.

La legislación penal durante esta época era fragmentada y dispersa generada por la diversidad de delincuentes que derivaban en problemas políticos.



LA CODIFICACIÓN PENAL



El Estado de Veracruz fue el Estado que dio inicio a la mejor etapa de la Historia del Derecho Penal en México. Fue aquí donde se expidió la primera codificación penal, no obstante que en la capital del país había sido designada una comisión, desde 1862, para la redacción de un proyecto de Código Penal, cuyo trabajo fue interrumpido por la intervención Francesa.

En 1868 se formó una nueva comisión que trabajaron bajo el modelo del código Español de 1870, mismo que fue aprobado y entró en vigor para el Distrito Federal y territorio de la Baja California en materia común y para toda la República en materia Federal.

EN 1903 EL Presidente Porfirio Díaz, designa una comisión revisar la legislación penal y fue hasta 1912 que terminaron sin que el proyecto se pudiera plasmar debido a la revolución.

Emilio Portes Gil expidió el Código de 1929, conocido como Código Almaraz, y que presentaba un proyecto fundado en la Escuela Positivista.

Hasta el 17 de septiembre de 1931 fue cuando entró en vigor el Código que nos rige en la actualidad. Fue promulgado por el Presidente Pascual Ortíz Rubio el 13 de agosto de 1931 y publicado por el Diario Oficial el 14 del mismo mes y año, con el nombre de " Código Penal para el Distrito y Territorios Federales en materia Fuero Común y para toda la república en materia de fuero federal "

Entradas populares