EL ABC DE LA TEORÍA DEL DELITO


Por: Alejandro Ruiz García 

Nociones Generales 


1) Concepción Legal del Delito.- Dar una definición o concepto del delito es siempre tautológico, sin embargo nuestra legislación mexicana ha dado por definirlo en la Parte General de los Códigos Penales; el de 1871 establece en su artículo 4o. “delito es la infracción voluntaria de una ley penal, haciendo lo que ella prohíbe o dejando de hacer lo que manda”1[1]; el Código Penal de 1931 estatuye en su articulo 7o.; "delito es el acto u omisión que sancionan las leyes penales". Como se puede apreciar de la lectura de estos dos artículos, se plantea la problemática conceptual del delito, pero no se soluciona ni se descubre nada. 

Algunos juristas han pretendido impugnar la legitimidad del contenido conceptual o definitorio legal del delito, sin embargo el penalista italiano Maggiore aclara con atinado acierto: “Por fortuna son muy pocos los juristas que, después de haber dado la definición formal del delito como hecho prohibido por la ley penal, impugnan la legitimidad de toda determinación de contenido”2[2]. Pero tal parece que en México se ha hecho tradición dar una definición legal del delito - salvo raras excepciones según veremos en líneas posteriores - y entre otros ordenamientos el Código Penal de Guanajuato de 1978, preceptúa en su artículo 11: “Delito es la conducta típicamente antijurídica, imputable, culpable y punible”; Enrique Cardona Arizmendi y Cuauhtémoc Ojeda Rodríguez, comentan al respecto: “...la definición del delito no sólo es un valioso aporte legislativo verse al destacar, los elementos esencialmente característicos del ilícito penal, sino que entraña la deliberada intención de los autores del nuevo Código para sentar las bases de una estructuración sistemática del Ordenamiento, toda vez que como podrá observarse cada uno de los elementos característicos que constituyen la concepción técnico-jurídica admitida del delito, da pauta para su tratamiento sistemático en la ley”3[3]. 

Por nuestra parte, no creemos que para sentar las bases estructurales y sistemáticas de éste ordenamiento, se tuvo que definir a fortiori, lo que es el delito, ya que con definición o sin ella se puede estructurar y sistematizar el mencionado ordenamiento, además de que las conductas o hechos constitutivos de delito, siempre quedarán insertas y reglamentados en la parte especial del Código Penal. 

Así los anteproyectos de Código Penal para el Distrito y Territorios Federales de 1949 y 1958; el Anteproyecto de Código Penal para la República Mexicana de 1963; y el Proyecto de Código Penal para el Estado de Veracruz-Lave de 1979 no definen al delito, por considerarlo irrelevante e innecesario en los Códigos; habida cuenta que “la definición de delito es siempre o casi siempre el resultado de un silogismo que plantea bien el problema pero que nada descubre”4[4]. 

2) Teorías Sobre La Estructura Del Delito. 

Se han elaborado varias concepciones para tratar de estudiar la composición del delito. Más sobresalen dos de ellas que consideramos de suma importancia dadas sus características y su composición: una la Concepción Totalizadora o Unitaria del delito, y la otra, la Concepción Analítica o Atomizadora, las cuales expondremos a continuación. 

a) Concepción Totalizadora o Unitaria del Delito. 

Sostienen los partidarios de ésta concepción que el delito es un bloque monolítico, como tal se debe estudiar el delito. Antolisei al respecto escribe: “...su verdadera esencia, la realidad del delito no está en cada uno de sus componentes del mismo y tampoco en su suma, sino en el todo y en su intrínseca unidad: sólo mirando el delito bajo este perfil, es posible comprender su verdadero significado”9[1]; del pensamiento de este gran penalista italiano apreciamos que los partidarios de esta concepción admiten que puede presentar el delito aspectos diversos, pero en manera alguna fraccionable, y concluyen que el delito es una entidad unitaria y homogénea. Posición respetable en la que no estamos de acuerdo por las razones a que haremos alusión en líneas siguientes. inescindible, que no admite divisiones en elementos diversos y 

b) Concepción Analítica o Atomizadora del Delito. La concepción analítica tiene como función estudiar al delito en sus propios elementos, sin dejar de percibir que todos ellos forman la unidad del delito. 

Consideramos que es acertada esta concepción, pues aun dividiendo al delito en elementos este no pierde su unidad, el todo esta formado de sus partes y las partes forman el todo; el delito no puede tener elementos aislados, como tampoco el átomo los tiene, si bien para su estudio lo dividimos en neutrones, protones, neutrinos etcétera‚ sin olvidar que es un todo por su intrínseca naturaleza. Nosotros visualizamos que la descomposición del delito en elementos, lejos de perjudicarlo en detrimento de su unidad, lo ilumina por su cabal conocimiento y estudio profundo de cada uno de los elementos del injusto, independientemente de la concepción dogmática que se tenga del delito por el numero de elementos, por ende: “Estudiemos analíticamente el delito para comprender bien la gran síntesis en que consiste la acción u omisión que las leyes sancionan. Solo así escaparemos a la par del confusionismo no dogmático y de la tiranía política" 

3) Elementos del Delito. Antes que todo queremos definir para fines de nuestro estudio lo que es elemento en sentido amplio y en sentido estricto: elemento -del latín elementum- designa "el fundamento o parte integral de una cosa". Dentro del contexto jurídico-penal a la palabra elemento del delito, le damos una connotación restringida, con dicha forma fonética designamos "cada una de las partes en que puede ser analizado el delito y que le da existencia, al delito en general o especial". 
Una vez que hemos esclarecido lo que entendemos por elemento strictu sensu y lato sensu, pasamos al estudio doctrinal del inciso que nos ocupa. 
La doctrina clasifica a los elementos del delito para su estudio en: 

A) Esenciales o constitutivos ; y
B) Accidentales. 

A) cuanto a la concepción del delito por su número de elementos. Generalmente los esenciales se clasifican en una concepción triédrica‚ a saber: Los primeros o constitutivos varían según se adopte una u otra postura en 
a) El elemento material u objetivo será la conducta o hecho, según la descripción típica del delito en particular, “la conducta abarca el hacer según el caso, y el hecho contiene la conducta, el resultado material y el nexo causal entre la conducta y el resultado”13[1]. Sin olvidar que se pueden presentar modalidades de la conducta exigida por el tipo. Elemento esencial general material.

b) Nos encontramos frente a la antijuridicidad, fiel reflejo del elemento general valorativo “o sea cuando habiendo tipicidad, no protege al sujeto una causa de licitud”. Elemento esencial general valorativo.

c) Este elemento se da “cuando estamos frente a la culpabilidad, en cualquiera de sus formas: dolo, con sus grados directo o eventual; culpa en alguna de sus clases, con o sin representación”. Elemento esencial general psíquico.

d) Denominamos elementos esenciales especiales, a aquéllos que requieren figuras delictivas; mismas que cambian de una a otra figura o delito, dándoles características propias. Podemos clasificarlos en: Elementos esenciales especiales.

a’) Elementos esenciales especiales materiales u objetivos: conducta o hecho.
b’) Elemento esencial especial normativo: jurídico o cultural.
c’) Elemento esencial especial valorativo: antijuridicidad especial.
d’) de la voluntad. 

2) Existencia de motivos determinantes. 
Elemento esencial especial psíquico: 

1) Una determinada dirección subjetiva

e’) Elemento esencial especial subjetivo del injusto.

B) Elementos Accidentales 

Llamamos elementos accidentales a los que no forman parte directa, ni influyen, en la existencia del delito; estos agravan o atenúan la pena, y son los que la doctrina ha descrito como circunstancias y originan los tipos complementados, circunstanciados o subordinados, calificados o privilegiados, según aumenten o disminuyan la pena. 

4) Problemática de La Prioridad Lógica Y Temporal Y de la Prelación Lógica 

a) Al respecto es realmente conciso lo que tenemos que decir, consideramos que no puede haber una prioridad temporal, supuesto que la inescindibilidad del delito no lo permite; en otras palabras, los elementos del delito concurren "ipso facto", son simultáneos en su aparición. Prioridad temporal en el aspecto positivo del delito.


b) Permítasenos aseverar lo siguiente: no hay, no existe una prioridad lógica en el aspecto positivo del delito, lo que existe es una prelación lógica, puesto que para concurrir un elemento, debe antecederle el correspondiente inmediato anterior por la naturaleza propia del delito. 

Nuestro ilustre maestro Porte Petit concluye: “la circunstancia de que sea necesario un elemento para que concurra el siguiente, no quiere decir que haya prioridad lógica, por que ningún elemento es fundante del siguiente, ni éste de aquél, aun cuando si es necesario para que el otro elemento exista”18[6]. Prioridad lógica y prelación lógica en el aspecto positivo del delito.

c) A grosso modo diremos que se origina la prelación lógica en el aspecto positivo del delito, cuando al presentarse el negativo no pueden concurrir los demás elementos del delito siguiente al ausente. 

De lo expuesto se desprende que si en la conducta hay una hipótesis de ausencia de conducta -aspecto negativo del delito-, no habrá delito: en un caso de atipicidad, habrá conducta o hecho, y no así la tipicidad; si hay una causa de licitud, concurrirá la conducta o hecho, la tipicidad y no así la antijuridicidad. Y así sucesivamente hasta llegar al aspecto negativo de la punibilidad. 


“El análisis de cada aspecto negativo de las notas esenciales del delito, con apoyo en la prelación lógica, nos demuestra en cada caso particular que notas del delito existen y cuales no, originándose una absoluta seguridad en el señalamiento del aspecto que se presenta en cada caso concreto”.


4. Capítulo II 


Concepción Dogmática del Delito 

La concepción dogmática del delito, es la base, la cimentación que sirve para descubrir y profundizar los principios sin los cuales no podría entenderse orden jurídico-penal alguno. 
El doctor jurista mexicano Don Celestino Porte Petit, nos señala que la dogmática jurídica penal “....Consiste en el descubrimiento, construcción y sistematización de los principios rectores del ordenamiento penal positivo”. 

La concepción dogmática que se tenga del delito varía según la postura que adopte uno en cuanto al número de elementos. Encontramos desde la concepción bitómica, tritómica, tetratómica, hasta la heptatómica. 

Nosotros somos partidarios de la concepción tetratómica o sea una conducta o hecho, típica, antijurídica y culpable. Por fines didácticos y puesto que para la mayoría de los tratadistas causalistas ha constituido la forma más completa en que se ha estructurado el delito, haremos una breve exposición de la fórmula heptatómica que magistralmente auspiciara en España el maestro Luis Jiménez de Asúa y en nuestro Derecho Penal mexicano el maestro Porte Petit. 

I.- Conducta o Hecho 

Hablamos de conducta o hecho según se describa una mera conducta y un resultado jurídico, o cuando hay referencia a la conducta y a un resultado jurídico y material. 

A) Conducta 

1.- Concepto. “La conducta consiste en un hacer voluntario o no voluntario (culpa)”. 

2.- Formas de conducta 


Tenemos pues, que la conducta pueda ser realizada por acción (hacer) o por omisión (no Hacer). 

a) de un resultado ya sea típico o extratípico. 

Son elementos de la acción: La acción consiste en la actividad, el hacer voluntario dirigido a la producción


1) 


acción; de cuya ausencia se sostiene la inexistencia de la acción. La voluntad o querer que constituye el elemento subjetivo, psíquico de la


2) La actividad es el elemento externo, el movimiento corporal.


3) Deber jurídico de abstenerse, existe un deber jurídico de no obrar.


b) 


consecuencia la culpa), violando una norma de carácter preceptivo. 


Son elementos de la Omisión. La omisión consiste en el no hacer, voluntario o involuntario (da como


1) Voluntad o no Voluntad 


acción esperada o exigida, de lo cual se desprende que en la omisión existe al 


igual que en la acción un elemento psicológico; el querer la inactividad. En el 


caso de la culpa no se quiere la inactividad pero se acepta. . La voluntad consiste en la no realización de la


2) Inactividad o no hacer. 


haciendo lo que debe hacerse. Se viola una norma preceptiva imperativa, no


3) Deber jurídico de obrar. 


contenido en una Norma Penal, estar tipificado contrario sensu, el no 


cumplimiento del deber seria irrelevante penalmente. Este deber jurídico de obrar debe estar


4) Resultado típico. 


jurídico. Es únicamente jurídico, hay una mutación en el orden


c) La comisión por omisión para su existencia como forma de la 


conducta debe de ser un delito de resultado material por omisión. 


es: “Cuando se produce un resultado físico y material por un no hacer 


voluntario o no voluntario (culpa) violando una norma preceptiva (penal o de 


otra rama del derecho) y una norma prohibitiva”25[3]. 


Los elementos característicos del delito de comisión por omisión son: Esto


1) Voluntad o no voluntad (culpa) . Vease lo aplicado a la omisión propia.


2) Inactividad. Vease lo aplicado a la omisión propia.


3) Deber de obrar y deber de abstenerse. 


señala que el deber puede emanar del precepto jurídico, de una obligación y de 


un actuar o acción precedente que no sea doloso y el deber moral o impuesto 


por conveniencia. 


Nosotros adoptamos la postura que el deber de obrar y el de abstenerse se 


debe a la 


argumenta al respecto: “La función de garantía implica una posición especial 


del afectado por la obligación a la masa de los restantes sujetos...., al sujeto 


por ello, no solamente se le impone un simple deber de acción, sino un deber 


precisamente dirigido a evitar el resultado típico”26[4]. 


Las fuentes de la calidad de garante pueden resumirse en cuanto a hipótesis: Sobre el particular la doctrinacalidad de garante del sujeto particularmente obligado; Maurach


a) Un orden especial de la ley. 


derecho escrito, sino también el consuetudinario y la jurisprudencia. Apuntamos que no solo queda entendido el


b) Asumir voluntariamente una función o ha habido una aceptación 


efectiva. 


evitación del resultado típico material. "O sea la captación real de una especial esfera de deberes ligada a la


c) Especiales comunidades de vida o de peligro. 


coloca en situación de miembro de una comunidad de vida o de peligro, tiene el 


deber de actuar para evitar la lesión al bien o bienes de los cuales son titulares 


otros miembros de la comunidad. Cuando un sujeto se


d) Por una conducta anterior peligrosa. 


en peligro un bien jurídico tiene el deber de realizar una acción adecuada para 


conminar el peligro, sólo es de importancia relevante, el peligro en que coloca 


el bien. 


“Maurach señala como un ejemplo de lo anterior la responsabilidad que por 


homicidio, por omisión o lesiones de la misma naturaleza se le atribuye a un 


hostelero que suministra a un conductor una dosis excesiva de bebidas 


espirituosas y no impide que éste, su cliente maneje su vehículo ocasione 


algunos de los delitos señalados al atropellar a una persona”27[5]. Quien genera un riesgo, en poner


4) Resultado típico y material. 


material (mutación en el mundo exterior). Hay un resultado jurídico y un resultado


B) Hecho 


“Por hecho entendemos a la conducta; el resultado y el nexo de 


causalidad”28[6]. 


El hecho se integra con la conducta, un resultado y un tercer 


elemento: El nexo de causalidad 


través de la conducta del hombre y el resultado material producto de esa forma 


conductual humana. 


El hecho así descrito tiene los siguientes elementos: ; la relación causal que toma existencia a


a) Conducta. Vease lo expuesto en relación al tema.


b) Un resultado material. 


mutación existente en el mundo físico, fisiológico, anatómico, psíquico o 


económico. Independientemente del resultado jurídico o inmaterial, según lo 


describe el tipo. Debemos entender por resultado material la


c) El nexo causal o relación causal entre la conducta y la mutación en 


el mundo exterior. 


y el resultado material, es una conexión o relación naturalística. 


No se puede atribuir a un sujeto, un determinado resultado mientras no se 


demuestre que hay conexión, relación causal del sujeto con su acción o su 


omisión. 


Y decimos acción u omisión porque el problema de la relación causal se puede 


dar en los delitos de acción que producen un resultado, o en los de comisión 


por omisión en los que se da también un resultado material. 


Para explicar la causalidad se han elaborado varias teorías y entre las más 


importantes encontramos las siguientes: El nexo causal es la conexión que existe entre la conducta


a) Teoría de la equivalencia de las condiciones 


Buri. 


b) Teoría de la última condición o de la condición más próxima de 


Ortman. 


c) Teoría de la causa eficiente fundamentalmente elaborada por 


Kholer. 


d) Teoría de la adecuación o causación adecuada, formulada por Von 


Bar. , sostenida por Von


Sería propalarse demasiado en la exposición de todas las teorías mencionadas, 


además de que son dignas de un estudio particular y profundo, por lo cual nos 


concretamos a explicar e interpretar la primera de ellas de la cual somos 


partidarios. 


a) Teoría de la equivalencia de las condiciones o conditio sine quan 


non. 


La teoría de la conditio sine quan non se formula del modo siguiente: "Causa es 


la suma de todas las condiciones que convergen a producir el resultado". La 


causa es la suma de todas las condiciones. 


Cada una de esas condiciones causales es equivalente en su valor causal, todas 


las condiciones son equivalentes entre sí tan importante es la primera, la 


intermedia o la última de dichas condiciones. Se desprende de esta teoría que 


el carácter causal de una condición se da: Cuando suprimiendo en hipótesis 


dicha condición, el resultado no se produce. 


La teoría de la equivalencia de las condiciones ha recibido acerbas críticas por 


parte de los estudiosos del derecho y se le han creado correctivos a la teoría, 


siendo de principal importancia los correctivos de la prohibición de retroceso y 


de la culpabilidad. 


Como aludimos en párrafos anteriores somos partidarios de la teoría en 


exposición " 


teoría en estudio no tienen razón de ser, ya que lo que se pretende resolver es 


la mera relación natural entre la conducta y el resultado, debemos canalizar la 


teoría a la solución del problema de la causalidad material. 


Y esta solución debe enmarcar lógicamente, dentro del elemento hecho que 


esta encaminado a comprobar el nexo naturalístico entre la conducta y el 


resultado, independientemente para declarar a un sujeto responsable de un 


delito, no basta el simple hecho naturalístico, sino además una relación 


psicológica entre el sujeto y el resultado, es por esa razón que no admitimos el 


correctivo de la culpabilidad. 


Nos queda por ver a grandes rasgos la relación de causalidad o nexo causal en 


la omisión. 


Para explicar el 


que enunciamos a continuación: mutatis mutandum". Los correctivos que se ha expuesto en lanexo causal en la omisión se han elaborado varias teorías


a) Teoría del Aliud actum, agere o facere. 


b) Teoría de la acción precedente. 


c) Teoría de la interferencia. 


d) Teoría de la omisión misma. 


Nosotros estamos acordes con la teoría de la omisión misma, el sujeto está 


obligado a realizar una conducta, la acción esperada es exigida y si se lleva a 


cabo tal acción y el resultado no se produce, se demuestra que la acción no era 


causal. 


Francisco Pavón Vasconcelos nos explica de manera clara y congruente como 


aborda Mezger el problema de la causalidad en la omisión manejando la teoría 


de la equivalencia de las condiciones: 


equivalencia de las condiciones o sea el juicio hipotético ya explicado 


pero que se plantea a la inversa, es decir, ya no se suprime la acción 


realizada de manera que sino se produce el resultado se demuestra 


que la acción no era causal, sino que a la inversa, suponiendo 


hipotéticamente‚ que se realiza la acción esperada por el Derecho, si 


esa acción se realiza, y el resultado no se produce, ello significa que la 


acción esperada se liga causalmente con el evento y que omisión 


constituye su causa”29[7]. “....acude Mezger al criterio de la


Finiquitamos el tema del nexo causal en la omisión afirmando que: 


omisión solo es posible concebir una causalidad de naturaleza 


jurídica. en la


C) Clasificación de los delitos en orden de la conducta. 


a) Acción, omisión o comisión por omisión. 


b) Unisubsistentes o Plurisubsistentes. 


a) Vease lo tratado en los temas respectivos. 


b)Unisubsistente cuando se consuma en un solo acto, Plurisubsistente 


cuando requiéranse varios actos. 


D) Clasificación de los delitos en orden al resultado. 


a) Instantáneos. 


b) Instantáneos con efectos permanentes. 


c) Permanentes. 


*Chiapas (México) 


Sector Profesional: Legal


Cargo: Abogado


Empresa: Sector Público Municipal


Nivel de estudios: Licenciado


Estudios: Derecho


alejandroruizgarcia@yahoo.com.mx 


Estudios de licenciatura en derecho por la universidad nacional autónoma de 


México; discípulo del dr. Celestino porte petit candaudap, ilustre penalista 


mexicano; me he desempeñado como actuario, juez penal, civil y familiar, 


subdirector de servicios periciales y criminalística, defensor público federal, 


etcétera; cultivo el derecho penal y la criminología. 


Para citar este documento 


RUIZ, Alejandro 


[Fecha de consulta] . ABC Teoría del delito. [En Línea] Disponible en: www.enj.org.Tomado de: http://www.wikilearning.com/apendice_a-wkccp-19796-5.htm

Entradas populares